Guia de Lisboa

Lisboa fue la tercera localidad que visitamos durante nuestro viaje por Portugal. Solo estuvimos 1 día y medio  pero solo eché en falta un par de lugares que visitar (cruzar el Puente Vasco de Gama y Belem). Claro que nos dejaríamos muchos monumentos que ver, pero en poco tiempo se puede vivir y descubrir lo que ofrece Lisboa.

Cómo llegar a Lisboa


Hicimos nuestra entrada triunfal por el Lusopuente o Ponte 25 de Abril, la entrada al sur cruzando el río tajo, ya que veníamos desde Évora por la A2. Para entrar por el puente Vasco da Gama, que es el más largo de Europa, tendríamos que habernos desviado después del pueblo de Algeruz por la A12.

Entrada en moto por el Puente 25 de Abril y algo de info:



El Aeropuerto de Portela está a 10km al norte de Lisboa. A él llegan vuelos desde Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Ibiza, Valencia, Asturias, Gran Canaria, Bilbao, Málaga, Sevilla y La Coruña con las principales aerolíneas y algunas low-cost.

Para llegar del Aeropuerto Portela a Lisboa hay varias lineas de bus tanto públicas como privadas y taxi. Más info: Disfrutalisboa.

Qué visitar en Lisboa


Lo mejor que se puede hacer en Lisboa es pasear por las calles. Sobretodo dejarse llevar por las callejuelas del bario alto, la Lisboa Baixa o del barrio de la Alfama.

En el mapa se puede ver el contorno y la descripción de estos tres barrios de Lisboa. Podéis hacer sobre cada área para leer su descripción.


Ver Barrio Alto, centro y Alfama de Lisboa en un mapa más grande

Dentro del barrio de la Alfama está el Castillo de San Jorge. Para nosotros, el castillo era una actividad muy turística, colas de turistas se amontonaban en la entrada. Así que decidimos buscar una alternativa y visitar las calles que rodean el castillo. ¡Y fue todo un acierto!

Calle santa cruz del castillo, LisboaCalle que rodea el Castillo de San Jorge, Lisboa

También en la Alfama están la Se o Catedral de Lisboa y el Mirador de Santa Lucía.

El mirador de Santa Lucía es un lugar genial donde hacer una pausa después de subir cuestas, recorrer las callejuelas de la zona o hacer varios viajes en el famoso Tranvía 28.

Mirador de Santa Lucía

El tranvía 28 no es más que una de las numerosas líneas que recorren la ciudad. Pero la peculiaridad que la hace tan famosa es que conserva el antiguo y popular tranvía amarillo lisboeta y que pasa cerca de varios puntos de interés de la ciudad. Nosotros hicimos su recorrido unas cuantas veces, montados en él o a pie.

Tranvía 28 de Lisboa


Otro medio de transporte emblemático de Lisboa es el Elevador de Santa Justa. Su peculiaridad yace en su diseño, pero sobretodo en que te transporta de un barrio a otro verticalmente. Ya que la ciudad está edificada sobre siete colinas, las calles son realmente empinadas y este ascensor construido a principios del siglo XX, es de gran ayuda para los Lisboetas (que ahora usan mejor las escaleras mecánicas para evitar las colas de turistas). Además en la parte superior hay un mirador desde el cual se pueden contemplar unas vistas preciosas, y el  billete está incluido en la tarjeta de transportes de 24h, la 7 colinas.

Vistas desde lo alto del Elevador de Santa Justa, Lisboa

Por la ciudad hay otros elevadores dignos de visitar como el Elevador do Lavra, el da Gloria o el da Bica. El primero es el más antiguo de la ciudad, el Elevador da Gloria es interesante por sus vagones pintados con Graffitti y por estar al lado de un mirador donde comimos de maravilla y el Elevador da Bica está situado en una calle con vistas al mar.


Elevador do Lavra


Elevador da Gloria

















Al finalizar el día de caminatas y subidas y bajadas por Lisboa, recomiendo pasear por la parte baja y si puede ser junto a la desembocadura del Tajo, para contemplar las luces del atardecer en el agua. El ambiente es tranquilo por la tarde en esta zona y es muy interesante ver las idas y venidas de la marea.


Vistas del Puente 25 de Abril al atardecer

Praça do Comercio
Otro punto de interés de la ciudad es el barrio de Belem, el cual no pudimos visitar por la historia de los cascos robados. Pero queda pendiente.

Moverse en Lisboa


A parte de los transportes emblemáticos anteriormente mencionados, en Lisboa hay una amplia red de tranvías, buses y metro. Recomiendo la tarjeta 7 colinas para moverse por la ciudad. Con ella se puede subir a los elevadores (incluso al de Santa Justa) a todos los tranvías (también el 28), a buses y metros. La tarjeta se compra en los estancos Casa da Sorte; hay uno en la Praça da Figueira.

El metro es bastante curioso ya que las estaciones están decoradas con varias temáticas. Por ejemplo, una de ellas, la estación Parque, está ambientada en la temática de viajes. El metro lisboeata tiene 4 líneas que cubren una buena parte de la ciudad.

Mapa del metro de Lisboa


Estación ParqueInterior del metro de Lisboa


Dónde comer o qué comer


La pregunta para nosotros sería dónde NO comer!! Si no hicimos mil paradas para comer algo, no hicimos ninguna! La verdad es que la gastronomía portuguesa nos enamoró desde el primer día, y aunque nuestro corazón lo robó Porto, Lisboa no se queda corta. Estos son algunos de los lugares que recordamos.

El primer sitio donde paramos fue en el mirador de Sao Pedro de Alcantara. Ahí hay una terracita-chiringuito, que aunque tiene pinta de pijo, ofrece muy buenos tentenpiés a buen precio.

Sandwitches de Jamón y queso y salmón y Philadelphia: Exquisito!!

De postre unos cafés con un Pastel de Nata. El Pastel de Nata o pastéis de Belém fue uno de los grandes descubrimientos de la respostería portuguesa, y es importante decir, que en realidad es un pastel de crema, dentro de una especie de hojaldre y ligeramente tostado por la parte superior. Lo tomamos en uno de los muchos bares auténticos de la ciudad. Es decir no un bar repleto de turistas con ofertas de la coca-cola, sino, el típico bar para leer el periódico y hacer la quiniela.

Cafés y pastel de nata
Bocata de jamón y pastel de galinha

Más a media tarde, también probamos una especialidad portuguesa: el pastel de Galinha, también de hojaldre y relleno de pollo. Esta vez en una cafetería encantadora cerca del Castillo de San Jorge en la Rua das Flores de Santa Cruz llamada Mercearia Castello. Nos pareció un lugar la mar de auténtico que recomendamos probar, donde también venden licores caseros o miel.

Desgraciadamente nuestra economía no daba para más y la cena la hicimos en el camping. Lo que nos lleva al siguiente capítulo.

Dónde dormir en Lisboa


Nuestra experiencia fue en el camping de las afueras de Lisboa. Las instalaciones de este camping eran geniales, para empezar por los baños y las duchas (importante), que estaban limpios y eran espaciosos para desvestirse y demás quehaceres... Algo del equipamiento que me encantó fueron unas mesas cubiertas con luz, que nos fueron muy bien para preparar la cena. También tiene piscina y barbacoa y las parcelas para la tienda de campaña están en zonas con árboles. También destaco que no tiene "toque de queda", así que se podía entrar a cualquier hora con el vehículo. Y un punto flojo es que está algo cerca de la autopista así que hay bastante ruido de coches, aunque eso depende de la zona donde se planta la tienda, algo a tener muy en cuenta si os alojáis aquí.

Y para terminar, una curiosidad. Algo que solo puede ocurrir en esta ciudad y que nos hizo mucha gracia.

Los peligros de Lisboa

2 comentarios:

  1. Me gustaría hacer mi pequeña aportación haciendo una pequeña reseña para motoristas... ADOQUINES!!!
    El día que llegamos a la ciudad tuvimos que meternos por varias calles y avenidas hasta llegar al camping... y que pesadilla!!! Calles super empinadas, de adoquines, con las vías del tranvía,... iba de los nervios. No quiero ni pensar como deben ser esas calles con lluvia. De hecho, nos hizo mucha gracia ver como un motorista local, después de que le patinara la rueda trasera al ir frenando encima del raíl del tranvía, se santiguó!!! xDDD
    Por suerte, esto no pasa en toda la ciudad, es más bien en la parte más antigua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me iba santiguando xDD

      Se me olvidó ese pequeño detalle en la guía: el transporte privado...

      No aconsejaría el centro de Lisboa para ir en coche, es un caos de calles con tranvías, cuestas, etc. Cuando llovió, vimos muchos patinazos de coches y buses, y el del motorista que vio pasar la vida por delante xD

      Lo mejor es coger una ruta para ir directamente a la zona de Plaza Marques de Pomba, dejar el coche por ahí (quizás se puede dejar en Elcorteingles de gratis...), o a cualquier zona alejada de los adoquines del centro.

      En moto, es más fácil aparcar (aunque tampoco fue llegar y besar el santo) pero conducir es un horror. Y ya sabéis nuestra historia por haber dejado la moto aparcada por ahí...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...