sábado, 16 de junio de 2012

Colchoneta Autoinflable A 100 Ultralight, Quechua - Alternativa a la esterilla que cabe en la mochila

Para nuestro viaje a Alghero, queríamos ir de mochileros, ir de camping y volar con una compañía lowcost sin facturar.

Caímos en la cuenta de que según nuestro plan, llevar la esterilla sería difícil, ya que no estábamos seguros de que Ryanair la aceptara en cabina.

Así que empezamos a buscar colchonetas autoinflables. La mayoría eran bastante grandes, cabrían en la mochila pero el espacio extra sería limitado. Hasta que encontramos el modelo de Quechua A100 untralight en Decathlon, por 30 Euros.

Ir a la ficha en Decathlon

Es una colchoneta de medio cuerpo, o más bien tres cuartas partes. Es de 117cm de largo. Usando la mochila de almohada, solo salen los piececitos y pantorrillas de la esterilla.

Se hincha sola y soplando, y creo que es más blandita que mi esterilla (que está bastante pisoteada, todo hay que decirlo...)

Pros

- Cabe en la mochila y sobra espacio (3,1 litros)
- Más mullida que algunas esterillas

Contras

- Resbala bastante con el saco y probablemente con según que suelo de tienda
- Puede que la humedad suba por los pies al estar descubiertos (aun no la he probado en condiciones no cálidas :p)
- La válvula molesta bastante por la noche, si uno se mueve mucho. Pero quizás se puede tapar con una pieza de ropa...
- Hay que tener pulmones para hincharla bien.

Aunque haya más contras que pros, si no eres un "pelapuñetes" y quieres ir de camping, y en avión sin facturar, compensa. También puede ser útil para hacer bibac o excursiones sin ser muy profesional. Hay esterillas mucho más ligeras y compactas para temperaturas bajas, pero que valen un ojo de la cara.

Consejos para tener una entrada de dinero CONSTANTE con el blog (y que sea útil para los que pagan)

Queridos compañer@s travelbloggers y travelbloggeras,

hace muy poco que saqué este bloguecito, demasiado poco como para aconsejar y aun menos como para monetizarlo...

Pero tengo algo de experiencia en el sector... concretamente de un año y siete meses como SEO-off page en una empresa de turismo.
Tampoco es demasiada, pero creo que voy captando lo que buscan los bloggers que quieren ganarse la vida con su pasión: los viajes, pero sin tenerse que prostituir demasiado ni olvidar su verdadero objetivo: ayudar e inspirar a sus lectores.

El problema es: ¿cómo le doy a los "sponsors", también les podemos llamar "inversores en contenido", para que no quede tan feo, lo que ellos quieren sin manchar la reputación del blog? ¿Cómo hacer que inviertan en nuestro blog regularmente, ahora con todos los cambios que hay? Los últimos meses entre Pandas, Pingüinos y otras calamidades, he ido pensando en varias posibilidades

¿Qué quieren de los "inversones de contenido"?

Yo, por lo que he visto, creo que la mayoría de "inversores en contenido" son, o al menos han sido, webs que quieren posicionar.

Claro está, nuestra mención no solo beneficiaría a su posicionamiento, si no también a su popularidad y si se hace bien, a su reputación y a su imagen.

Sin embargo, desgraciadamente no todos esos "inversores" tienen los recursos para destinarlos únicamente en estos tres últimos, y necesitan algo más "medible" para justificar esa "inversión"; y el posicionamiento o SEO lo es más que otros factores para empresas con poca gente y tiempo.

Eso no quiere decir que solo nos quieran por nuestro link juice o pagerank. Creo y espero que cada vez más las empresas quieren y miman a los bloggers y éstos son también más útiles para ellas. Sin duda mucho mejor que tener una valla publicitaria en la autovía que va al prat...

Por eso creo que no todos buscan una "valla publicitaria" sino, una recomendación con cariño y verdadera.

¿Cómo recomendar con cariño algo que no conozco?

Lo más obvio es que nos den una muestra de su producto o una invitación para viajar con ellos. Pero
no siempre los timings y deseos coinciden. A parte de que no todos tienen la posibilidad de obtener (o calcular) ROI de todo tipo de bloggers, con su producto.

De mismo modo que a los bloggers no nos suele gustar que nos contacten sin apenas conocer nuestro blog y "a saco", a las empresas no les gusta que se las "recomiende" sin conocerlas ni saber lo que ofrecen. Antes de escribir o añadir su enlace o banner... no cuesta nada visitar a fondo su web y preguntar sobre la forma de trabajar. Puede sorprender, lo que se esconde detrás de un frío mail comercial y la recomendación puede acabar siendo verídica.

¿Qué quieren los bloggers?

Los travel bloggers más importantes quieren sobrevivir y vivir viajando, los más amateurs supongo que a eso aspiran.

Muchas empresas ayudan ofreciendo muestras o invitaciones gratis, como dije antes. Pero eso tiene una pequeña desventaja: no se come.

La mayoría de los bloggers con los que he entrado en contacto quieren un flujo de dinero constante... normal, si quieren vivir de ello! Lo de los blogtrips y demás es genial, pero no equivale a un pequeño sueldo con el que seguir el camino...


Métodos para un flujo regular de dinero 

Por lo que veía hace unos seis meses, esto era más sencillo. Muchos enlazaban a "inversores de contenido" desde su sidebar y cobraban por ello mensual o anualmente.

Adiós a la publicidad en la sidebar - hola a los posts sponsor

Pero Google nos jodió. Ahora un enlace o banner en la sidebar no sirve de mucho o incluso puede penalizar, ya que:

1. El enlace no es relevante para todas las páginas del blog

2. En la sidebar suele haber listas de enlaces que son muy evidentes

3. Los anchors suelen ser bastante "comerciales".

Por eso este último año se ha hecho más común el post sponsor o guest post. 

La ventaja de los artículos por encima de la sidebar, es que publicas enlaces en una página relevante, por lo tanto es menos obvio que es una "recomendación acordada", al menos a los ojos del gran G.

La desventaja de esto es que no se paga regularmente (o al menos no es lo lógico).

Un post, al momento de publicarlo, tiene fuerza pero luego, a medida que pasa el tiempo, el post la pierde. Es cierto que con el tiempo va teniendo visitas, ganando PR, etc. Pero nunca será lo mismo que cuando estaba enlazado desde la home. 

Del post se paga la publicación o escritura, no el hecho de tener la recomendación en él (como ocurría con la sidebar)

Yo he pensado algunos métodos para que un post se pueda "renovar":

1. Planea otro después de unos meses. El ya publicado se respeta pero quizás la empresa tiene otras urls, marcas o productos que promocionar. Si la experiencia es positiva, repetirán y pueden aportar un flujo de dinero durante más de un año. Claro que, no todos los "inversores de contenido" tienen tanto que promocionar...

2. Renueva el post de verdad. Reescribe, añade nueva info y republica. Entonces sí se podría pagar anualmente por él.

* Además no es muy útil para un blog eliminar artículos, porque se pierde tráfico, posibles enlaces entrantes, menciones en redes sociales y se crean errores 404...

¿Y por qué no sustituir el método sidebar por algo mejor? - Las páginas

Creo que la mejor manera de mezclar las ventajas que tiene un contexto relevante para la publicidad:

1. La "recomendación pactada" no es tan obvia

2. Puede llegar a ser útil para el lector, ya que justo se interesó por el tema.

3. El blog no queda tan "prostituido" como teniendo 10 enlaces en la sidebar del tipo "vuelos baratos", "seguros de viaje", "casino torrelodones" (no por favor!)

Y mezclar una inversión regular de pasta, de manera justa. Es decir, renovar el enlace,

son las Páginas:

1. Las páginas se enlazan desde el menú o sidebar, o desde una página intermedia. Así que la cantidad de linkjuice será constante durante todo el año.

2. Son relevantes. Se pueden escribir guías de ciudades o sobre productos en general: tipos de alojamiento, métodos de transporte, material de camping...

3. Son útiles para los lectores!! Si entran en vuestro blog interesados por un camping de Lisboa y ven que tenéis una guía de Lisboa, irán de lleno!

Naturalidad

Nadie quiere que cuando le recomiendan digan "Eyy recomiendo esto pero solo porque me han pagado por ello!!". Para empezar no le sienta muy bien al blog, los "inversores de contenido" no lo considerarán tan valioso, y es gritarle Mr. G que se venden enlaces! Para recomendar honestamente, insisto en lo que dije en el punto 2.

Y hay otras pequeñeces a tener en cuenta para que una recomendación no sea tan obvia (y evitar castigos del ojo de sauron y sus centinelas de detectar enlaces "no naturales"):

1. Hay que evitar los títulos como sponsors, partners y demás. Eso es lo más obvio. Hay mil maneras de decir lo mismo, más creativamente.

2. No margines la publicidad en un rincón de la página. Los enlaces tienen que ser útiles para los lectores, así que de nada sirven en una lista al fondo de la página.

3. No pongas a todo en el mismo saco. No tiene sentido que en un mismo párrafo se enlace una empresa de vuelos, otra de seguros, cinco de alojamiento y otra guía de viajes. Es mejor hacer secciones y añadir texto relevante y UTIL para cada recomendación.

4. La cantidad de texto tiene que estar acorde a las recomendaciones. No hay un número máximo de enlaces por página (siguiendo los límites del sentido común...). Pero si se escriben 3 lineas, tener 3 enlaces es muy obvio. Algo como 10 lineas (de contenido útil) por cada enlace creo que es bastante natural. No fabriques esa página solo para poner los enlaces. Y enlaza también otros sitios de confianza y relevantes, gratuitamente.

5. Cuidado con los anchors. Los anchors más comerciales es la manera más obvia para pillar a un vendedor de enlaces. Si un anchor es la palabra o palabras con las que tú buscarías el servicio de esa empresa en Google, es muy sospechoso! Sobretodo si tienes varios de este tipo en la página. Por muy buen contenido que escribas y aunque mantengas los enlaces a un mínimo, te arriesgas. Sin embargo si pones la marca del servicio, o una frase más descriptiva, no es tan obvio.

Si tu página está marcada como que vende enlaces, no solo te perjudicará a ti, si no que puede perjudicar los otros enlaces que tengas, así que muchos "inversores en contenido" no querrán tener un enlace ahí.

Creo que estas cuatro cosas pueden hacer felices a todos, los bloggers, los "inversores en contenido", los lectores y Mr. Google (que se supone que quiere lo que quieren los lectores, aunque muchos dicen que quiere que se use más Adsense y Adwords... no sé, no sé...)

¿Alguien lleva en práctica algún otro método que funcione?


domingo, 10 de junio de 2012

El reto de las croquetas - Noche de tapas en Granada

Solo estaríamos un día en Granada, así que había que aprovechar al máximo. Veníamos bastante cansados de un largo primer día de viaje en moto. La curiosidad nos hizo subir por el camino de Almería a Granada, a un puerto de montaña de 2168m con un observatorio en su cima, que aunque nos dejó admirados visualmente, también nos dejó exhaustos físicamente.


Al llegar a Granada fuimos al hostal a descargar la Kawasita. En seguida nos cargamos las pilas y bajamos a la calle. Solo salir del hostal nos sorprendió el mar de gente bien arreglada que iba por la avenida en la misma dirección. La música lo confirmó, se celebraba una procesión cerca. Seguimos a la gente.

Procesión de Semana Santa por Granada

Después de la virgen: la procesión de
Bob Esponja y Dora la Exploradora...

Al cabo de un rato ya teníamos suficiente de trompetas, tambores y multitudes, y ya teníamos ganas de lo mejor que se puede hacer en Granada: Ir de tapas!! De la dificultad de salir de la multitud para aterrizar en el primer bar auténtico, nació nuestro reto: iríamos de bar en bar hasta que nos sirvieran croquetas! (algo que me venía apeteciendo todo el día...) Eso lo mezclaríamos con paseos por la ciudad.

Después de seguir a la virgen (y los globos de Bob Esponja) por las calles estrechas del centro de Granada, el primer bar que probamos fue la Antigualla, en la calle Elvira. Un garito de decoración medieval y muy muy generoso en el tamaño de las tapas. Tanto que al traerla, yo pensé que David había pedido un plato de la carta...

Primera tapa en la Antigualla: Bocadillos de jamón y patatas fritas

Con la barriga ya bien llena, fuimos a explorar un poco más Granada. Nos metimos por avenidas peatonales, escuchando aun los restos de alguna procesión y cruzándonos con los granadinos, que luciendo sus mejores galas, iban a tomar unos vinitos o cañitas para celebrar el festejo.

En la calle de la Carcel Baja al lado de la Catedral de Granada, nos cruzamos con un mercadillo de especies y nos fastidiamos al ver que la Iglesia estaba cerrada (curioso que por culpa de la Semana Santa no pudiéramos entrar en muchos de los templos de culto que nos interesaban...).

Mercadillo de especies junto a la Catedral de Granada


Después de pasear un rato más, llegamos a la plaza del Pulgar, donde unas mesitas que tenían nuestro nombre, nos esperaban para tomar nuestra segunda tapita. La plaza estaba muy escondida y no había casi gente, solo en una mesa había un turista y los demás comensales, un par de parejas, eran autóctonos.

En este bar no fueron tan generosos como en el anterior (al parecer la cocina estaba cerrada), pero se lo curraron para ofrecer a sus clientes un bocado, que quizás no destacaba en cantidad pero sí en calidad (algo por lo que en Barcelona cobrarían cerca de los 4 euros)

Placeta del Pulgar, Granada

Queso curado y salchichón ibérico con unos vinitos















El pequeño bocado nos dejó aun con más hambre :-p. Y con las prisas fuimos a un tercer bar no muy bien escogido. Comparado con todos los demás locales de Granada, aquel nos pareció bastante cutre, el vino de la casa estaba algo rancio y la tapa dejaba mucho que desear, queso con pan seco y patatas de bolsa. No le hicimos ni foto... Suerte que el siguiente paseo nos quitó el mal sabor de boca.

Fuimos a los jardines del Triunfo y luego subimos por las empinadas calles del barrio de Albaicín. Ahí descubrimos lo difícil que sería ir en moto por ahí, aunque la gente lo hacía, y encima con mini Scooters que tendrían la capacidad de freno de un monopatín!!! También descubrimos que Granada es una ciudad bastante estudiantil, con un ambiente reivindicativo y joven y situada en un lugar privilegiado.

Las fuentes de los jardines del Triunfo se veían preciosas
Subiendo a Albaicín
Vistas de Granada desde Albaicín

Al bajar, la suerte nos volvió a sonreír, y acabamos en un bar ecológico muy especial, llamado Al Sur de Granada. Desgraciadamente, a causa del cansancio yo ya tuve que dejar el alcohol y seguir a base de coca-colas (algo bastante desafortunado en un bar biológico-hippie... pero era eso o dormir.. y aun no nos habían servido croquetas!!!). Pero tengo entendido que el vino estaba especialmente bueno. También las olivas y tentempiés que nos sirvieron con la bebida. Tanto que pedimos un bocado más de sus especialidades del lugar. Caro (como todo lo bio, desgraciadamente) pero bohemio, peculiar y riquísimo!!

Bar, Al Sur de Granada

Productos regionales y ecológicos, Al Sur de Granada


El cansancio se iba poco a poco apoderando de nosotros y las croquetas aun no caían... Todavía paseamos un poco por las calles de Granada, que son especialmente bonitas y pintorescas durante la noche. Con mucho ambiente local y no excesivamente turístico, pero a la vez tranquilas al meterse por barrios con menos bares.

Granada de noche

El siguiente bar fue El Pescador, su especialidad era el pescadito frito y otros muchos platos marineros. Nos dieron unos chocos deliciosos acompañados de arroz y aceitunas.

No dábamos crédito a lo bien que se comía, ergo, se vivía ahí. Siempre con un pequeño detallito para acompañar la bebida, y siempre intentando que los clientes recibieran algo mejor. Y nos fuimos pensando que no cuesta nada dar ese valor añadido, y ofrecer esa calidad y cariño que hace que te den ganas de salir cada día y sin cobrar por ello (aunque al final claro que les saldrá rentable..). En Barcelona a veces ni hasta pagando, lo encuentras.

Chocos en el Pescador

Y ya para acabar de enamorarnos, fuimos a Los Manueles. El bar más auténtico de los que pisamos, donde los camareros memorizan los pedidos y los berrean a la cocina que responde el típico lema de "oído cocina!!" El bar, hasta los topes, de abuelos, asiduos, grupos de jóvenes, familias granadinas, etc.  Y delante de nuestras narices, un desfile de tapas típicas y que desprendían un aroma increíble. Era el mejor espectáculo que se podía contemplar desde la barra de un bar.

Decidimos acabar de matar el hambre ahí, y después de tomarnos dos "primeras", nos pedimos un pincho y las merecidas y esperadas croquetas! Perdimos el reto, pero pedir aquellas croquetas mereció la pena porque eran de las mejores que hayamos probado hasta la fecha! También decidimos que el día siguiente iríamos ahí a desayunar ahí, y aunque el bar era la calma después de la tormenta, nos atendieron igual de bien, personalizando nuestro desayuno :-).

Primera tapa en Los Manueles
Pincho con patatas

Las esperadas croquetas!

Llegó la hora de ir al hostal a dormir la mona. Lo que tiene el salir de tapas por Granada es que cada vez tomas una caña o un vino así que acabas algo perjudicado... Teníamos que descansar. El día siguiente queríamos visitar la Alhambra y llegar a Córdoba, así que sería un largo día. Al llegar a la habitación vimos el resultado de nuestra noche de tapas (aunque ahora digamos que estábamos sacando barriga...) que horror!!:



Punto de vista de otro viajero - Postamigo: http://www.3viajesaldia.com/puente-de-noviembre-de-tapas-en-granada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...