domingo, 18 de marzo de 2012

Vinaròs - Alcañiz - Mequinenza - Barcelona | Ruta - ensayo general para Semana Santa

Como ya anuncié cuando hablé de los preparativos del viaje de Semana Santa, queríamos hacer una gran ruta en moto a modo ensayo para el primer día del viaje, que serán aprox 700 km en moto.

Para mí, ha sido la primera vez que hago una ruta en moto sin el fin de visitar algo. Y sin duda ha sido la más larga: aprox. 650 Km.



Salimos de casa a las 9 de la mañana con la Kawasita equipada como la tendremos en el viaje. Maletas laterales cargadas (y llenas de toallas... pathetic.. xD), baúl, sobredepósito y el saco y esterilla atados al baúl (gracias a la ingeniosa brico-ñapa del conductor :-) ). ¡Todo pasó la prueba!


Kawasita a punto
Al salir, tardamos bastante en parar, ya que no nos sentíamos cansados. Hicimos una paradita para comernos nuestros bocatas de tortilla y para hacer fotos por la Costa Dorada., que si no miras los bloques de cemento, y ahora sin turistas, está preciosa.

Miami Playa - Costa Daurada
A parte de para alimentar a la Kawasita, la siguiente parada fue para cocinar con el camping gas (parte de la prueba) unas lentejitas... y luego siestecita, ya en la Comunidad Valenciana.

Lentejitas
Aunque no planeáramos nada, el destino hizo que en una de las paradas para repostar se alzara ante nuestros ojos una montaña con un pueblo enmurallado, coronado con un castillo y rodeado con campos de almendros en flor. Estábamos delante de Morella.

Morella desde la carretera                                           
Decidimos subir para visitar el castillo, pero no podíamos entrar con la moto así que andamos un poco por el pueblo (demasiado turístico para mi gusto) y tomamos un café.

Puertas de la muralla de Morella 
A partir de ahí, empezó lo bueno por la carretera. Hasta ahora había sido todo autovía y carreteras rápidas, pasando por la zona industrial y pestilente del Delta (algún día descubriremos donde está la zona bonita de ese lugar, porqué de momento no la hemos encontrado...). El trozo de la N232 hasta Alcañiz tenía un paisaje precioso y muchas curvas. La N211 en dirección a Mequinenza, también tenía buenas vistas.

Fue como si todo hubiera ido pasando para llegar hasta aquí:

Pantano de Caspe-Mequinenza
Es el pantano de Caspe-Mequinenza. No es fácil encontrar este punto, y de hecho, fue de pura casualidad. Que no corra mucho la voz, pero hay que ir por un camino, dirección a un camping llamado Caspe Lake, y al llegar a un "Prohibido el paso", ignorarlo. Se pasa por un camino entre almendros (que afortunadamente estaban florecidos y de color rosa) y se llega a una nave industrial y ahí se sube por una cuesta hasta llegar al punto más alto. La combinación de todos los pasos de nuestro viaje, hizo que llegáramos justo al atardecer (esto os puede ayudar a entender porqué titulé este blog: No Hay Camino.)


Volvimos ya hacia casa entrando a Cataluña por Fraga. Conducimos por la noche y fue precioso. Especialmente en Mequinenza, donde hay dos puentes que cruzan el Segre (ambos los cruzamos solo por lo bonito que se veía el reflejo del agua). Que pena que no fuera luna llena.



También en Mequinenza hay una pequeña colina con un castillo en su cima. El Castillo de Mequinenza se ve precioso por la noche desde el pueblo. En un impulso, subimos la colina, por una carretera estrechísima y oscura con toda la emoción en el cuerpo (sabíamos que estaría cerrado pero queríamos verlo de cerca). Hasta que nos encontramos un hombre con una linterna y un solo diente (me jiñé...) que nos dice "Es propiedad privada"... ¿Cómo puede ser un castillo propiedad privada?

El Castillo de Mequinenza era de los Duques de Medinaceli (de la Duquesa de Aba, allá por el siglo XV... estaba viva no?), luego durante la guerra civil fue una prisión republicana. Después de la guerra lo reformó la empresa eléctrica Enher, y ahora es de Endesa. No sé con qué clase de chanchullos un castillo acaba siendo de Endesa, pero el caso es que ahora lo usan para su fondo histórico y hay que pedir un permiso al Ayuntamiento unos días de antelación para poder acercarse y visitarlo, sin contar con el hombre mellado que te prohíbe el acceso a mitad de camino... He leído que es uno de los castillos más grandes y únicos de España.

El resto del camino a casa ya empezó a ser bastante tortura. Se empezaban a notar los kilómetros en la espalda,... las piernas, el culo, los brazos, etc. Esta era parte de la prueba de hacer tantos kilómetros en un día, no solo el equipamiento y la Kawasita (que es una campeona) sino el aguante físico y psicológico. Sobre todo psicológico, porqué cuando estás incomodo en la moto, solo te concentras en la pierna que te duele o la rodilla que no puedes estirar.

Va bien intentar pensar en otras cosas o entretener la mente. Yo estuve sumando los números de las matrículas y carteles, y haciendo palabras con las letras... También pensando un estricto plan para que en el viaje Barcelona - Albox no acabemos tan muertos:

Salir a las 7 de la mañana
Parar cada 100 km, solo durante 10 minutos.
A la tercera parada añadirle 20 minutos y almorzar
A la quinta parada añadirle 50 minutos, comer y caminar.
A la séptima parada añadirle 20 minutos y merendar.
Llegaríamos a las 7 de la tarde, habiendo estado 9 horas en la moto.


¿Aguantaremos? No sé cómo lo haremos, pero lo haremos.

2 comentarios:

  1. Així que el cap de setmana passat vau passar per casa i no vau fer una "parada tècnica" a Coma-ruga?.... ai, ai, ai... només una recomanació: la propera vegada que baixeu cap a Tarragona, us recomano la C-31 entre Castelldefels i Sitges, enlloc de la N-340 que he suposat que heu fet, a més d'una zona de corbes molt xules amb moto, a l'estar al costat mateix del mar, les vistes són xules... no té perdó com a motoristes no fer les costes del Garraf!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, no té perdó, però teniem una llarga ruta per devant. Apunto la recomanació per a la pròxima i ja procurarem que hi hagi parada =) Gràcies!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...