viernes, 30 de marzo de 2012

Posteando en vez de hacer la maleta - Próxima parada: Almería

En 11 horas y 35 minutos, debería salir de casa, con los pantalones de la moto enfundados, la escafandra de chaqueta y la bolsa para incrustarla en una de las maletas laterales. Ya comenté que la preparación técnica de nuestra vuelta a la península no es nada fácil. Más o menos hemos ido solucionando cada duda y problema. Tenemos la moto preparada para un viaje e incluso unas argollas en el baúl para atar los sacos, por ejemplo. Y a 11 horas y 30 minutos para salir, solo falta preparar las últimas cosas de la maleta y comprar algo de provisiones para el viaje.

Así llevaremos los sacos y esterilla (protegidos con una bolsa)


Al volver, a parte de los posts del viaje, ya escribiré uno para contar todo lo que me dejé. De momento, solo he guardado la ropa y sin prestar atención a cuantas piezas me llevo. A parte de por tener pocas ganas, me espero a hacer la maleta en el último momento por un consejo que intento seguir: no pensar demasiado en qué llevar, si no, se sobre carga.

Aquí tengo que incrustar mi bolsa

Dentro de las maletas llevaremos unas bolsas de tela que compramos en el decathlon por un puñado de euros. Se guardan en una bolsita pequeñita y son el tamaño exacto de las maletas! Y también llevamos una mochila de tela que se guarda en un espacio reducido por si nos da por dejar la moto y andar.


Y aquí tiene que caber la ropa


También intentare seguir el consejo de la bloggera Aniko (http://viajandoporahi.com/quiero-viajar-pero-no-se-como-empezar-guia-para-potenciales-viajeros) sobre llevar una pieza de cada tipo de ropa: unos shorts, unos pantalones largos, una camiseta, etc.. Seguramente aumentaré el número... pero eso haré.

En cuanto a las provisiones, al principio queríamos hacer unos bocadillos de tortilla y de pechuga empanada por la mañana (al igual que queríamos tener la maleta lista el jueves, es decir, ayer...) Pero finalmente decidimos no marearnos a preparar bocatas a las 6.30 de la mañana (sobretodo con el buen despertar que yo tengo) y los compraremos de camino, cumpliendo el estricto plan de tiempos de parada para no fosilizarme en la moto... También llevaremos algo para picar y sobres para hacer en el apartamento, cuando lleguemos.

Finalmente, estoy muy ilusionada de este viaje ya que es el primero que hago como "blogger de viajes" y por que es una gran aventura. No olvidaré mi cuaderno de notas y boli para escribir cada detalle y poder ofreceros posts mucho más jugosos.

¡Nos vemos a la vuelta! (y también iré twitteando alguna cosilla @crisAbcn)






domingo, 25 de marzo de 2012

Kilómetros Solidarios - Guisona - Isona - Coll de Nargó

Hace días nos enteramos de una iniciativa de Harley-Davidson (sí, la de barbudos con chalecos de cuero y motos grandes) para recaudar fondos para Intermón-Oxfam. Se llama "Cada km cuenta" y por cada kilómetro recorrido donarán $0.05 a Intermón.

Nuestra aportación fue de 394 km, casi 400... es decir unos $20. La aportación para nosotros:



La excusa fue genial para rememorar antiguas aventuras. Y empezamos poniéndonos las pilas en el Bon Area de Guisona (antigua Area de Guisona). Que no corra mucho la voz, pero en Guisona, adjunto al supermercado hay un buffet libre donde solo por 5 euros se come muy muy bien. Productos de la zona y planchas para cocinarlos al gusto. Un chiki-park para los colesterofílicos.




Un poco paradójico que colaboráramos para erradicar el hambre y nos pusiéramos las botas a butifarras y embutidos... Pero intentamos portarnos bastante bien y la pedazo de ruta posterior lo justificaba: De Guisona fuimos hasta Isona (también rememorando pasadas aventuras) y de allí por carreteritas de montaña: Coll del Nargó hasta Solsona.



Hasta la fecha, la ruta más bonita y emocionante que he disfrutado en la moto: por el paisaje o porque ya le voy perdiendo el miedo o por que ha llegado la primavera o por las curvas, no sé, pero genial. Todo lo que viví es más digno de admirar y sentir que de leer. Así que os dejo un vídeo "onboard" de algunos tramos y una galería de fotos para vuestro disfrute.


domingo, 18 de marzo de 2012

Vinaròs - Alcañiz - Mequinenza - Barcelona | Ruta - ensayo general para Semana Santa

Como ya anuncié cuando hablé de los preparativos del viaje de Semana Santa, queríamos hacer una gran ruta en moto a modo ensayo para el primer día del viaje, que serán aprox 700 km en moto.

Para mí, ha sido la primera vez que hago una ruta en moto sin el fin de visitar algo. Y sin duda ha sido la más larga: aprox. 650 Km.



Salimos de casa a las 9 de la mañana con la Kawasita equipada como la tendremos en el viaje. Maletas laterales cargadas (y llenas de toallas... pathetic.. xD), baúl, sobredepósito y el saco y esterilla atados al baúl (gracias a la ingeniosa brico-ñapa del conductor :-) ). ¡Todo pasó la prueba!


Kawasita a punto
Al salir, tardamos bastante en parar, ya que no nos sentíamos cansados. Hicimos una paradita para comernos nuestros bocatas de tortilla y para hacer fotos por la Costa Dorada., que si no miras los bloques de cemento, y ahora sin turistas, está preciosa.

Miami Playa - Costa Daurada
A parte de para alimentar a la Kawasita, la siguiente parada fue para cocinar con el camping gas (parte de la prueba) unas lentejitas... y luego siestecita, ya en la Comunidad Valenciana.

Lentejitas
Aunque no planeáramos nada, el destino hizo que en una de las paradas para repostar se alzara ante nuestros ojos una montaña con un pueblo enmurallado, coronado con un castillo y rodeado con campos de almendros en flor. Estábamos delante de Morella.

Morella desde la carretera                                           
Decidimos subir para visitar el castillo, pero no podíamos entrar con la moto así que andamos un poco por el pueblo (demasiado turístico para mi gusto) y tomamos un café.

Puertas de la muralla de Morella 
A partir de ahí, empezó lo bueno por la carretera. Hasta ahora había sido todo autovía y carreteras rápidas, pasando por la zona industrial y pestilente del Delta (algún día descubriremos donde está la zona bonita de ese lugar, porqué de momento no la hemos encontrado...). El trozo de la N232 hasta Alcañiz tenía un paisaje precioso y muchas curvas. La N211 en dirección a Mequinenza, también tenía buenas vistas.

Fue como si todo hubiera ido pasando para llegar hasta aquí:

Pantano de Caspe-Mequinenza
Es el pantano de Caspe-Mequinenza. No es fácil encontrar este punto, y de hecho, fue de pura casualidad. Que no corra mucho la voz, pero hay que ir por un camino, dirección a un camping llamado Caspe Lake, y al llegar a un "Prohibido el paso", ignorarlo. Se pasa por un camino entre almendros (que afortunadamente estaban florecidos y de color rosa) y se llega a una nave industrial y ahí se sube por una cuesta hasta llegar al punto más alto. La combinación de todos los pasos de nuestro viaje, hizo que llegáramos justo al atardecer (esto os puede ayudar a entender porqué titulé este blog: No Hay Camino.)


Volvimos ya hacia casa entrando a Cataluña por Fraga. Conducimos por la noche y fue precioso. Especialmente en Mequinenza, donde hay dos puentes que cruzan el Segre (ambos los cruzamos solo por lo bonito que se veía el reflejo del agua). Que pena que no fuera luna llena.



También en Mequinenza hay una pequeña colina con un castillo en su cima. El Castillo de Mequinenza se ve precioso por la noche desde el pueblo. En un impulso, subimos la colina, por una carretera estrechísima y oscura con toda la emoción en el cuerpo (sabíamos que estaría cerrado pero queríamos verlo de cerca). Hasta que nos encontramos un hombre con una linterna y un solo diente (me jiñé...) que nos dice "Es propiedad privada"... ¿Cómo puede ser un castillo propiedad privada?

El Castillo de Mequinenza era de los Duques de Medinaceli (de la Duquesa de Aba, allá por el siglo XV... estaba viva no?), luego durante la guerra civil fue una prisión republicana. Después de la guerra lo reformó la empresa eléctrica Enher, y ahora es de Endesa. No sé con qué clase de chanchullos un castillo acaba siendo de Endesa, pero el caso es que ahora lo usan para su fondo histórico y hay que pedir un permiso al Ayuntamiento unos días de antelación para poder acercarse y visitarlo, sin contar con el hombre mellado que te prohíbe el acceso a mitad de camino... He leído que es uno de los castillos más grandes y únicos de España.

El resto del camino a casa ya empezó a ser bastante tortura. Se empezaban a notar los kilómetros en la espalda,... las piernas, el culo, los brazos, etc. Esta era parte de la prueba de hacer tantos kilómetros en un día, no solo el equipamiento y la Kawasita (que es una campeona) sino el aguante físico y psicológico. Sobre todo psicológico, porqué cuando estás incomodo en la moto, solo te concentras en la pierna que te duele o la rodilla que no puedes estirar.

Va bien intentar pensar en otras cosas o entretener la mente. Yo estuve sumando los números de las matrículas y carteles, y haciendo palabras con las letras... También pensando un estricto plan para que en el viaje Barcelona - Albox no acabemos tan muertos:

Salir a las 7 de la mañana
Parar cada 100 km, solo durante 10 minutos.
A la tercera parada añadirle 20 minutos y almorzar
A la quinta parada añadirle 50 minutos, comer y caminar.
A la séptima parada añadirle 20 minutos y merendar.
Llegaríamos a las 7 de la tarde, habiendo estado 9 horas en la moto.


¿Aguantaremos? No sé cómo lo haremos, pero lo haremos.

martes, 13 de marzo de 2012

Vuelta a la península en moto - Preparativos para el próximo viaje

Cada vez que mi mirada se cruza con la fecha mi corazón se acelera, me dan unas ganas imparables de comerme las uñas, me vienen a la mente objetos, cosas que comprar, me estreso porque sé que no me acordaré y es que....
¡¡FALTA POCO PARA EL PRÓXIMO GRAN VIAJE!!

Yo por gran viaje entiendo, que sea de más de una semana y que conlleve varios retos. ¿Y cuáles serán estos retos?

1. Primer viaje parejil a solas de más de 3 días
2. Abril... aguas mil
3. Semana Santa en Andalucia sin reservar (excepto el primer día)
4. Hasta hace 5 meses a penas me había subido a una moto y voy a recorrer 4.000 km en 15 días
5. Repito, 4.000km en 15 días!!
6. ¿Cómo c&%$pf se prepara un viaje de dos semanas yendo en moto?

Bueno por suerte, este último reto ya está más o menos dominado, técnicamente hablando, gracias al conductor, cuyos consejos se pueden leer en este post: La Kawa se transforma en rutera

¿Cómo surgió la idea del viaje?

La idea inicial era ir a Portugal. Ninguno de los dos ha estado, es un lugar auténtico, entrañable, donde había buenas rutas para ir en moto, etc. Pero como aquello de ir de ruta sin hacer escala cuesta mucho, la cosa se fue animando.

También queríamos ir al sur de España. También, ninguno de los dos ha estado (shame on us!!), hace mejor tiempo y quería visitar Albox, el pueblo de donde era mi abuela.

Pero claro, de Almería a Portugal está Granada, Córdoba, Sevilla... ¿Cómo estar por la zona y no ponerles un pin en el mapa?

Luego Portugal se sube por la costa: en Lagos, Lisboa, Coimbra, Porto intentaremos hacer noche. Pero luego una vez que estamos ya ahí, en vez de venir en linea recta, ¿Por qué no ir por costa y así darle la vuelta a la península?

Finalmente por Pamplona habrá que ir atajando porque ya no hay más días :-(



Este es un mapa aproximado, porque luego la ruta dependerá de:
- cansancio
- lluvia
- sol y playas... (somos débiles)
- enamoramiento de un lugar
- agujetas, almorranas (yo me preparo para lo peor...) y otros males causados por ir en moto tanto rato
- posibilidad de alojamiento
- dinero para combustible... :-S

Preparativos para la ruta

A parte de los técnicos que se los dejo al conductor, como dije antes, hay que adaptar el equipaje, ir bien equipado para la moto y concienciarse.

Para el equipaje no se pueden llevar ni bolsas ni maletas. Todo tiene que ir en las maletas laterales, el baul o la pequeña bolsa sobredeposito. Para ir más cómodos y que no se nos caigan todas las bragas al abrir la maleta... nos hemos comprado unas bolsas desplegables de tela del Decathlon, que encajan perfectamente en las maletas laterales. Ahora solo hace falta llenarlas, pero tendremos que ser cautos con el equipaje y lavar por el camino.

Lo peor fue pensar si llevaríamos mi esterilla y un saco con colchón incluido, o compraríamos un colchón fino que se hincha automáticamente y nuevo saco. Al final llevaremos lo que ya tenemos y lo ataremos a la moto. Para los utensilios que podamos necesitar ya tenemos, las herramientas de la moto, los utensilios para cocinar, el camping gas con su bombona, tienda, linternas y todo lo común para ir de camping. Todavía tenemos que comprar parte de lo que será el botiquín y poca cosa más.

La prota


Para el equipo yo solo llevaré chaqueta y pantalón para moto. Los guantes serían normales de lana, o unos de moto de verano si el tiempo mejora para entonces (cruzando dedos) y las bambas también. Para la lluvia tenemos un chubasquero de dos piezas o una capa de toda la vida, teniendo en cuenta que estos trajes ya son bastante impermeables.

Lo de estar tantas horas en la moto es quizás lo que veo más complicado. Por eso un sábado puede que hagamos una ruta de 700km con las maletas semi llenas para probar con picnic y camping gas en plan ensayo general :-). A parte hay que concienciarse en que puede que algunos días llueva, puede que otros llueva mucho, puede que algún día no encontremos camping, puede que andemos muertos como para ir de camping, puede que me duela mucho el culo...

¿Qué nos podría pasar? ¡¡Hagan sus apuestas!!


jueves, 8 de marzo de 2012

Viajando sola - Especial Día Internacional de la Mujer

Como es el día Internacional de la Mujer, he querido hacer algo bastante típico. Quiero compartir algunas reflexiones sobre viajar sola, y alguna pequeña (ñísimaaa) experiencia.

Una mujer viajando sola no es tan habitual, aunque cada vez se animan más y más chicas a emprender aventuras sin acompañantes. Me pregunto si algún día se equiparará. Para empezar, nos sobre-protegen desde pequeñas, sobretodo a mí (pequeña con diferencia de 3 hijas...). Aveces tanto que cuando nos dejan "ahí a fuera" no sabemos muy bien que hacer.

A esto se le puede sumar la paranoia colectiva de que todo el mundo es malvado, te quiere robar, agredir o engañar. Es un lastre enorme que por mucho que se quiera eliminar, cuesta muchísimo. Solo las pequeñas experiencias y afrontar los miedos hacen que esto se borre de nuestras mentes.

La sociedad, haciéndonos más débiles y menos... algo que yo llamo "locomotoras", tampoco ayuda. Qué típico es por ejemplo que si un hombre y una mujer van en un coche, sea él el que conduzca. No es que no sepamos, ya hay muchas mujeres conductoras, pero si está la pareja, como un hecho natural, suele acabar conduciendo él, en general. Yo soy la primera que voy agarrada a alguien en la moto y sé que jamás conduciré una yo misma (aunque tendré a mi Crostineta, claro!) Es medio cierto que en muchas ocasiones nos sentimos más seguras cuando ellos toman el control, aunque al final sabemos que lo acabamos tomando nosotras... pero socialmente, es como si lo tomaran ellos.

Luego están los casos en que realmente nos tocan mucho los huevos por el hecho de ser mujeres. En Barcelona, por ejemplo, no se puede salir a correr por la Gran Vía sin que se metan contigo unas 3 veces por calle. Sí, no pasa nada, es un piropo, es normal, blah blah... pero un poco de respeto, que no me conoces!

Pero aun así, lo dicho, los miedos o inseguridades están para afrontarlos. Yo no creo que una persona valiente no tenga miedo, eso sería más bien despreocupada o pasota. El valiente es quien afronta ese miedo y sigue adelante aun teniéndolo. Y los pasos se tienen que ir dando poco a poco. Está claro que mañana no empaquetaré todo y me iré sola al Nepal! Pero cada 6 meses por ejemplo, deberíamos hacer algo que nos aterra, solo para probar y superarnos.

Símbolo de la resistencia
 Leipzig
En cuanto a mi experiencia viajando sola, fue bastante corta, y la verdad, no fue 100% sola. Las primeras aventuras sola fueron cuando viví en Estrasburgo. Lo típico, aviones, trenes, etc.

El primer viaje de verdad fue el año pasado, cuando fui con unos amigos a Berlín, pero luego en lugar de volver a Barcelona, bajé hasta Estrasburgo para ver a mis amigas. La verdad es que fueron 3 noches sólo, pero hubo varias cosas que eran todo un reto para mí. La primera fue ir sin alojamiento reservado, mi plan era acampar con los indignados de Leipzig y de Colonia. En Leipzig finalmente cogí un hostal, pero en Colonia viví una experiencia inolvidable (ya llegaremos a ello más adelante).




Indignados de Colonia

El segundo reto fue hacer todo el trayecto compartiendo coche (tsss no se lo digáis a mis padres...). En Alemania hay un servicio online para anunciar trayectos en coche y compartir el coche con otros viajeros (Mitfahrzentrale). Los dos primeros trayectos fueron genial (aunque el segundo era algo "corredor de ralis") pero el último me dejó tirada y tuve que hacer la gran Gincana en tren (aunque siempre adoraré los trenes alemanes, ya hablaré de esto algún día)


Esperando al primer coche


Esta es mi pequeña e humilde experiencia de 3 días. La verdad es que el tema "miedo" o "reparo" lo pasé bastante bien, el problema fue que al final, yo necesito a la gente, es mi naturaleza, y me molestaba más el aburrimiento de ir sola que otra cosa.

Bueno para todas las mujeres, feliz día de la mujer, y para los hombres, feliz día de los hombres que respetan a las mujeres. Y os invito a compartir vuestros retos.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Dorset, donde todo empezó

Ya he explicado cual es mi motivación para escribir este blog, ahora quiero contar lo que me ha traído hasta aquí, o mejor, cómo empezó este camino.

Puede que la curiosidad sea un don innato, o puede que algún hecho o detalle de la vida de uno la despierte.  Mi curiosidad por el extranjero y los idiomas, que yo recuerde, empezó a los 13 años, durante mi primer viaje internacional. Tuve la gran suerte de que mis padres fueron bastante abiertos de mente como para, a finales de los 90, cuando los móviles y el acceso a internet no eran tan comunes como ahora, enviarme a un país que en aquel entonces aun no formaba parte del espacio Schengen.



Mi experiencia en Dorset

Me fui durante un mes a estudiar inglés a un pueblecito de campo del sur de Inglaterra llamado Dorchester, en la región de Dorset. Allí conocí por primera vez gente de muchos destinos (pero como por desgracia suele pasar en estas ocasiones, la mayoría del tiempo estaba con españoles). Aunque mis recuerdos de ese viaje y las fotos (todavía iba con cámara analógica) sean más bien escasos intentaré dar algunos detalles sobre qué hacer en Dorset.

Bournemouth
La verdad es que en el pueblo de Dorchester, a parte de la escuela de inglés y vacas, poco más había. Recuerdo mejor Bornemouth. Recuerdo bañarme en el atlántico y aunque sin ser la primera vez, me sorprendió la fuerza de las olas allí. Jamás lo he pasado tan bien nadando en el mar como los días medio tormentosos en la costa del sur de Inglaterra. Visitamos también Poole, un pueblo más turístico, que está situado en una bahía preciosa. En Poole se puede sobretodo pasear por el paseo marítimo o hacer deportes y actividades en la playa.


También recuerdo espacios muy amplios y edificios históricos mucho más grandes de lo que yo estaba acostumbrada. Por ejemplo fuimos a ver el castillo de Highcliffe, situado en Christchurch. Es un castillo de estilo romántico rodeado de jardines con flores y césped preciosos, incluso en pleno verano.


castillo de Highcliffe


Otros lugares qué visitar en Dorset

Buscando un poco de información sobre la zona, he encontrado otros lugares interesantes que lamento no haber visitado, o no acordarme.

Como he comentado antes, estuve en el castillo de Highcliffe, pero no recuerdo haber visitado el pueblo de Christchurch en general. Es un pequeño pueblo costero, más pequeño que Bornemouth (en población) y con varios puntos de interés que visitar, como el castillo de estilo normando, el puerto o, lo más bonito, el priorato de Christchurch.

Otro pueblo visitado por la zona de Dorset es Weymouth, casi en la punta de más al sur. Es un antiguo pueblo pesquero con las típicas callejuelas y casitas de estilo georgiano. No sé si estuve, pero podría cerrar los ojos e imaginarme el olor a patatas fritas en la calle (no sé exactamente si eran patatas fritas, pero es un olor característico que tienen las calles de los pueblos ingleses que yo asocio a eso)


Weymouth
Actividades por los alrededores de Dorset

Como es normal en una niña de 13 años, uno de mis mejores recuerdos es el parque acuático de Splashdown, en Poole. Fue una de las excursiones que hicimos. Parte del parque es cubierto y parte descubierto, por lo que abre durante todo el año excepto enero y febrero (aunque en temporada baja solo los fines de semana). Otra actividad que hicimos fue ir al Thorpe Park, cerca de Londres. Recuerdo una atracción llamada Samurai, y la recuerdo porque es la que más miedo me ha dado en mi vida.

También visitamos grandes ciudades como Oxford o, como no, Londres, la cual también visité más mayor (pero a esto ya llegaremos). La verdad es que las ciudades me gustaron muchísimo más. Es lo que me despertó el gusanillo de viajar y de conocer lo más posible fuera de las fronteras españolas. Al visitar Londres supe que volvería, cuando fuera adulta, cosa que hice. Y también me entraron ganas de probar vivir ahí una temporada (eso de momento no lo he hecho, pero quien sabe...).

Londres



¿Y cuál fue el desencadenante de vuestra pasión por los viajes?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...